Contact Us

Use the form on the right to contact us.

En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de mantenerle informado de las distintas propuestas de colaboración o vacantes a un puesto de trabajo que se produzcan en nuestra organización. Los datos proporcionados se conservarán hasta la adjudicación de un puesto de trabajo o hasta que usted ejerza su derecho de cancelación por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios. Los datos no se cederán a terceros.

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

CONTACT

La Biznaga

Joia del Montseny, 12

17401 Arbúcies. Girona. Spain

Mercedes

Dámaso

Xavi

+34 629 380 829

+34 629 620 090

+34 620 812 417

mercedes@blancoandwhite.com

damaso@blancoandwhite.com

xavi@blancoandwhite.com


Montseny a.jpg

La Biznaga

Desde nuestro observatorio en el Montseny tenemos una posición privilegiada para estudiar, analizar y crear.

Nuestra sede —La Biznaga— está en un entorno natural y familiar.

La biznaga (del náhuatl huitznáhuac) es el ramo en flor de una planta; algunas especies son originarias de América, otras son meditarráneas. Existe un cuento popular relacionado con esta planta: 

En un país al oeste del Mediterráneo, vivía no hace mucho una joven princesa. La princesa pasaba todo el día rodeada de animales y plantas y acostumbraba a adentrarse en el bosque para pasar largas horas en él. Entre todos los jardines que poseía, su favorito no era el de color más llamativo, ni el de hojas más insólitas, su favorito era aquel en el que cultivaba ammi visnaga, la biznaga. La planta atraía la atención de la princesa por su forma, además de por la curiosa capacidad de estas plantas para crecer cerca de los caminos. Se dice que ella misma las plantaba en los caminos a las afueras del reino para servir como guía a los posibles viajeros extraviados.

Pero un día, la princesa se adentró en el bosque…

Y no se supo más de ella.

Pasados los años, un hombre que venía de la ciudad acabó irremediablemente perdido. Agotado y sin provisiones, el hombre se dio por perdido.

Y cuando perdió toda esperanza se apareció ante él una luz y escuchó una voz. "No temas," le dijo, "te mostraré el camino para regresar".

Para salir tan sólo debía seguir una senda de biznagas que brotaron delante sus atónitos ojos. Siguiendo sus indicaciones, el hombre logró volver a la ciudad. Pasado un tiempo, aquel hombre regresó al bosque y erigió una estatua en honor a la princesa.

Desde entonces, dice la leyenda que el espíritu inmortal de la princesa sigue haciendo crecer las biznagas cerca de los caminos para guiar a los viajeros despistados que acaban perdidos en el bosque.